La Lucha Continúa


El principal principio que debe tener un ser humano es su dignidad y la defensa de sus valores, es lo único que puede mantenerte firme, ante cualquier desgracia o avalancha natural o humana.

Un gran sector de los venezolanos lo tiene muy claro, por eso cuando se decidió acatar el artículo 350 se fue con todo, las calles se inundaron, la Fe estaba viva y latente, cayeron algunos valientes héroes en esa lucha y nos dio más valor, esa gente tenía claro quién era y de lo que era capaz su enemigo. Pero la traición o la poca convicción viene desde dentro, desde una clase dirigencial que todo el tiempo jugó sus propias cartas, para beneficio hegemónico que siempre han querido mantener -parece que la letra no les entra ni con sangre, y siguen repitiendo errores del pasado- una oposición hecha a la medida del régimen para garantizar la subsistencia de ambos.

Se ha conseguido y perdido mucho, es cierto, pero ahora estamos más cerca del triunfo que de la derrota, tenemos casi el apoyo total de los países democráticos del mundo, se logró quitar la careta de democracia aun gobierno de hampones, narco terrorista. Ya no tenemos que probar nada a la Comunidad Internacional, ella le llama dictadura y desconoce esa aberrante ANC, que sabemos es el arma que utilizará el régimen para perpetuarse y salvar el pellejo, el régimen tiene la daga en el cuello.

Pero salen de pronto nuestros “defensores de la legalidad -MUD- y deciden por propia cuenta seguir brindándole oxígeno, detener la mano con esa daga en el cuello y pretenden lavarle las manos manchadas de sangre al régimen otorgándoles la bandera de la legitimación con una elecciones democráticas para gobernadores.

Las contradicciones saltan a la vista, primero piden calle, desconocimiento al régimen, aplicación del artículo 350, ayuda internacional, el claro mandato recibido en la consulta popular, en territorio de la resistencia es capturado y entregado un militar sumado a la resistencia, etc., etc. Pero luego repentinamente sale el viejo zorro y declara que: “dictadura sale con votos” y todos aquellos que antes sostenían lo contrario, se le unen en coro. Por ahí el “táctico” F. Guevara y Capriles elevan la bandera y la misma tesis, incluso que deben pelear en todos los frentes -frentes que solo le interesan a ellos, porque el frente de la dignidad lo perdieron hace tiempo-, incluso elaboran un comunicado, poniéndose al lado del régimen rechazando cualquier injerencia extranjera en respuesta a la declaración de la Administración Trump de manejar diferentes alternativas, inclusive la militar de ser necesaria para devolver la democracia a Venezuela. Una declaración patriotera barata, porque no la hicieron cuando descubrieron que ya nos habían invadido las huestes cubanas con su G2. Olvidaron el sentido de la lucha y la muerte de los más 130 jóvenes en las calles. La táctica conseguida con ese accionar, ha dado sus frutos, ha fortalecido más al régimen, y debilitado la oposicion incluso a la Comunidad Internacional que ya está cerrando filas con respeto al régimen chavista. La postura de la MUD, legitima la ANC y lava la cara dictatorial, colocándole un fino manto de democracia. De nada sirven una cuantas debilitadas gobernaciones, inactivas o tomadas por el régimen cuando lo desee.

Hoy le han arrebatado las facultades a la Asamblea Nacional, dejándola como una simple figura decorativa, hoy esos congresistas elevan el grito al cielo, quejas silenciosas, palabras vacías, sin verbo, sin hidalguía, sin honor. Y esa oprobiosa ANC, seguirá aplastando los pocos residuos de democracia existente y los débiles Derechos Humanos, con la pasividad de esa clase opositora.

La lucha continuara es cierto, porque un gran sector de venezolanos, no claudicaran, no se dejaran robar más la patria y porque quieran o no los legalistas, ingenuos y pacíficos de la MUD, la Comunidad internacional seguirá presionando y tomando las medidas que deba tomar para salvar Venezuela -porque no puede haber otra Cuba en el continente que ponga en peligro la paz del continente-, manteniendo fuerte sus principios y la certeza de que ninguna dictadura sale con votos, sino con decisión, entereza, firmeza, principios y valores que muchos políticos no poseen.

Más vale ir solos en la lucha, que mal acompañados, no se puede seguir durmiendo con el enemigo, ni conviviendo con tu opresor, mucho menos aceptar resignadamente una especie de síndrome de Estocolmo.

La lucha continua, pero con otros líderes y en otras condiciones, con otros escenarios, nuevos principios y otros aliados.

Pablo Pueblo

18/08/2017

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s