RECONOCIMIENTOS DE ESTUDIOS Y CONOCIMIENTOS


Es cierto que cada país legisla lo que mas cree conveniente para su nación, pero también es cierto que la realidad no se puede ocultar, ni negar por unas determinadas leyes y es una realidad lo que sucede con los inmigrantes, me refiero en este caso a los estudios y conocimientos adquiridos por los inmigrantes en su país, estudios y conocimientos muchas veces negados por no poder homologarlos. Pero es ahí donde empiezan los problemas debido a una  mal estructura en los procedimientos y leyes de cada país, sin agregar a esto las burocracias existentes y la falta de una administración ágil y eficiente.

Esto hace que se haga en muchos casos imposible la homologación de algunos estudios  realizados en su país de origen con el nuevo país donde reside al emigrar. Generando como resultado una falta a los derechos fundamentales de ese ser humano, al negársele el reconocimiento de la educación realizada y a la experiencia obtenida, obligándolo a realizar solo tareas, labores, u oficios menores, desaprovechándose los conocimientos y experiencia adquirida en su vida laboral, debiéndose explotar al máximo esos conocimientos para beneficio de esa persona, la empresa que lo contrata y el país que puede aprovechar ese recurso humano, pues seria un  aporte al desarrollo económico del país que lo recibe.

Esto podría solucionarse con una nueva calificación profesional, laboral en las legislaciones del los países  que tienen convenios binacionales.

Se podría optar por una prueba evaluativo de conocimientos para determinar el real valor y capital humano que se tiene.

Por su parte el ministerio de educación del país de origen,  debería crear una base de datos de estudios profesionales de todos sus ciudadanos, de esta manera al emigrar podrían contar estos con una certificación oficial que garantiza los estudios y conocimientos adquiridos. Siendo esta certificación reconocida en el exterior.  Sirviendo como requisito al emigrar por motivos de trabajo, debiendo el Ministerio de Trabajo hacer lo mismo, pues tanto educación y trabajo van de la mano, cuando se requiere experiencia profesional y laboral.

Esta certificación permitiría una valoración media profesional, si se desease obtener el valor real a los estudios y experiencia laboral obtenida, en ese caso ahí correspondería la homologación oficial, tal como esta legislado hoy en día.

Muchas veces es imposible homologar los estudios realizados  por la falta de una estructura bilateral educativa y se trate de una manera homogénea estos conceptos.

También contribuye a esto, la burocracia existente en los países y la falta de objetividad, eficiencia para hacer bien las cosas.

Esto hace que las instituciones que imparten educación superior o profesional no actúen dentro de lo establecido en las leyes educativas de cada país, saltándose las vallas y evitar cumplir a cabalidad con su obligación de impartir educación, registrar, oficializar y otorgar certificaciones y títulos con el valor real, que dicen expedir.

Por tanto creo que es tarea de los gobiernos, analizar la mejor forma de registrar y reconocer los estudios realizados y los conocimientos adquiridos de todos sus ciudadanos, y de esta manera fiscalizar a las instituciones que imparten educación en su país.

Por eso creo que se debería crear una base de datos única por parte de los Ministerios de Educación y Trabajo, donde:

Estarían obligados a registrarse todas aquellas personas que hayan obtenido algún tipo de estudio o capacitación, con su respectivo certificado, titulo o diploma de estudios realizados.

Esto servirá para cuando desee, el estado le emita una constancia de estudios y pueda así tener una certificación oficial de su país y esta pueda servirle en el extranjero, reconociéndoles sus conocimientos adquiridos.

Al crear esta base de datos el Ministerio de Educación y el Ministerio de Trabajo, se les asignaría un código identificativo el cual generaría un archivo que contendría toda la información necesaria y oficial de esa persona. Sirviendo este registró como constancia de valor oficial reconocido por el gobierno correspondiente.

Evitándose así tantas trabas burocráticas, malos sistemas de gestión y administrativos. Permitiendo una administración simple, ágil, sin complicaciones, eficientes y eficaz, a la par con la modernidad y desarrollo actual.

También seria responsabilidad de cada persona registrar sus estudios y conocimientos adquiridos, si desea que se le de el valor que se merece.

Esto serviría también para que el gobierno pueda controlar  a las instituciones que imparten educación y cumplan con los requisitos mínimos  exigidos para impartir educación.

Esto permitiría a cada gobierno determinar el real estado de sus ciudadanos.Guiño

 

Pablo Pueblo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s